Pérdida de derechos (Sobre la expulsión del niño con Síndrome de Asperger)

Es hora que se hagan valer los derechos del niño para 35 niños, y no para uno“.

Así festejaban las madres de un colegio argentino la expulsión de la clase de sus hijos de un niño con Síndrome de Asperger.
 

Esta Carta Abierta es para ellas:

Queridas madres,
En esta semana, habéis sido criticadas, demonizadas y odiadas por vuestros nefastos comentarios festejando la expulsión de ese niño.
En esa área ya está todo dicho, así pues, crucemos esa puerta para hablar de algo importante.
 
Os alegráis por los derechos de vuestros niños. Y os alegráis equivocadamente.

Sabed que vuestros hijos no han hecho valer sus derechos.

Vuestros hijos han perdido sus derechos.

 

Han perdido el derecho de interiorizar el valor de la inclusión desde bien pequeños.

Han perdido el derecho de la curiosidad, de hacer preguntas carentes de maldad, de conocer.
 
Han perdido el derecho de experimentar un modo diferente de sentir la vida, de tocar, de ver las cosas, de emocionarse, de ser inteligente.
 
Han perdido el derecho de ayudar al otro.
 
Han perdido el derecho y la oportunidad de experimentar el sentido de pertenencia, conexión y utilidad en un grupo, ayudándose entre todos.

Han perdido el derecho de la amistad sin condiciones, la amistad pura de la infancia, libre de prejuicios y barreras.

Han perdido el derecho de resolver las diferencias por ellos mismos, y sumarlas en positivo, habilidad fundamental para su futuro.

Han perdido el derecho de enseñar, de compartir y de aprender.

Han perdido el derecho de enriquecerse con la diversidad.

 
Han perdido el derecho de poder sentirse diferentes en el futuro, y ser tratados con respeto. (Deseo que esto no les suceda, los hijos no tienen la culpa de las equivocaciones de los padres).
 
Es tanto, y son tantos los derechos que vuestros hijos han perdido con vuestros actos, que lo único que se puede sentir es tristeza.
Imagen de portada del libro “Wonder”, de R.J. Palacios, maravillosa y enriquecedora lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *