QUÉ ES LA DISCIPLINA POSITIVA

La Disciplina Positiva es una metodología de enseñanza para padres creada en los años 80 por Jane Nelsen y Lynn Lott. Es un enfoque que no incluye ni el control excesivo ni la permisividad. Se basa en el amor, la comunicación, el respeto mutuo y la colaboración, todo con la intención de enseñar al niño competencias básicas para la vida.

Aunque el termino Disciplina pueda sonar fuerte a nuestros oídos, lo cierto es que “Disciplina” deriva del latín, y significa Educación, enseñanza. Sus componentes léxicos son:

“Discere”: aprender     +   sufijo “-ina”: pertenencia

Por lo tanto, podemos entender el termino Disciplina como un aprendizaje con un sentido de pertenencia, formando parte de un todo durante ese proceso de enseñanza.

La DP está basada en los trabajos de Alfred Adler y Rudolf Dreikurs de principios de 1920. El primero revolucionó con sus teorías el mundo de la psicología.  Ambos postulaban que los adultos ganan a los niños cuando emplean métodos controladores y punitivos, y se los ganan cuando los tratan con dignidad y respeto.

“Ganar a un niño” lo convierte en perdedor.

“Ganarse a un niño” entraña conseguir que colabore voluntariamente.

cooperative

En la década de los 90, siguiendo una fuerte influencia de renombrados expertos en la psicología como Adler, Dreikurs, Christensen, Walton, Platt y otros…. Lynn Lott y Jane Nelsen crean el primer manual de Facilitación de talleres de Disciplina Positiva para padres. Y desde ahí se ha ido generando todo un Programa basado en sus libros que desemboca en la Positive Discipline Association, con sede en América y filiales por todo el mundo, incluida España.

Las 4 preguntas a hacerse para saber si estamos aplicando una educación basada en la Disciplina Positiva:

1- ¿Es amable y firme al mismo tiempo? (respetuosa y motivadora)

2- ¿Ayuda a los niños a sentirse importantes? (Conexión)

3- ¿Es eficaz a largo plazo?

4- ¿Enseña valiosas competencias para la vida? (Respeto, habilidad para resolver problemas, participación, colaboración, responsabilidad…)

Castigar no satisface ninguna de las características anteriores aunque a veces consiga el resultado deseado eliminando el comportamiento no querido a corto plazo. Hay que preguntarse:  a largo plazo ¿Qué es lo que consigue el castigo?

6 Principios Básicos de la Disciplina Positiva:

  1. Ayuda a los niños a tener un sentido de pertenencia e importancia. Todo comportamiento tiene un doble propósito:

– Pertenencia – Conexión

– Significancia – Sentirse importante

  1. Es amable y firme al mismo tiempo.
  2. Educación efectiva a largo plazo. Enseña habilidades para la vida.
  3. Asume que los errores son maravillosas oportunidades de aprendizaje.
  4. Enfocado en Soluciones (no en castigos)
  5. Se enfoca en animar. Motivación. Invita a los niños a descubrir sus capacidades. (Describiendo, agradeciendo, empoderando)

child-1260421_1920

Hoy sabemos que el cerebro continua desarrollándose hasta la segunda decada de vida. Durante este período, el cerebro es altamente adaptable y fácilmente influenciable por el ambiente externo.

La palabra “inteligencia” deriva del latín “inter” (entre) y “legare” (elegir o leer), por lo que, ser inteligente no es solamente tener una inteligencia matemática.

Ser inteligente es responder hábilmente o leer en diversas formas una situación, de forma que hallemos diferentes soluciones.

Y en este punto, nos preguntamos: ¿Qué queremos: niños obedientes, o niños inteligentes?

La Disciplina Positiva surgen como alternativa a modelos controladores y punitivos, suponiendo una base para afrontar la educación emocional de nuestros hijos, desde los principios del respeto mutuo, la educación para la vida, amabilidad y firmeza, etc.