Sobre – Vivir los primeros días de colegio

En casa NaturaFamilia acabamos de vivir la primera semana de colegio.

El comienzo en un colegio nuevo es una gran oportunidad como padres para tratar un aspecto tan importante en la vida como son los cambios. La vida no es estática, estamos en constante movimiento, El niño afrontará y vivirá cientos de cambios en el futuro. Aprender a verlos como maravillosas oportunidades, en lugar de como obstáculos, puede marcar una diferencia vital en su yo adulto.

En general, a nuestra pequeña D no le gustan demasiado los cambios, por lo que hemos aprovechado el comienzo de su etapa escolar infantil para tratar el tema.

Estas son algunas de las cosas que estamos utilizando, siempre bajo uno de las bases de la Disciplina Positiva: el  del triple respeto: respeto hacia  el niño, hacia mí mismo y respeto hacia la situación/ necesidad:

 Anticipar lo que va a pasar: Hablar de ello. A veces puede incomodarnos el tema a tratar, o no saber como abordarlo. Hacerlo en modo  natural ayuda a transmitir seguridad a toda la familia, y en especial aporta la estabilidad necesaria para vivir el cambio. Hay cuentos que tratan el comienzo de colegio que pueden ayudarnos. En casa hemos leído “La princesa Lilly va al colegio”, de la cadena italiana Giunti.

– Explicar claramente, Cuándo, Dónde y Cuánto tiempo, ayudará al niño a  situar en la realidad  aquello que está por suceder. Visitar si es posible la escuela, conocer al profesor/ a, un calendario gráfico dibujado en la pizarra o en la nevera…. A  los niños les gusta saber con antelación lo qué va a pasar.

– Otorgarle al cambio su Justa Importancia. Ni exagerarlo ni minimizarlo. La primera puede derivar en inestabilidad y preocupación acerca de algo que los padres o el entorno presentan tan monumentalmente. La minimización o  ignorancia del cambio puede generar inseguridad y miedo ante lo desconocido.

La naturalidad es la clave. Comenzar el diálogo, e ir siguiendo al niño en todo momento, sin forzar conversaciones o argumentos. Si nos hace saber que no es el momento adecuado, dejarlo y probar a sacar el tema nuevamente más adelante.

– El uso de los Amuletos de Seguridad: una mochila nueva, un vestido especial, un juguete…aunque los elementos externos a largo plazo pueden no ser convenientes, en un día especial pueden ayudar al niño a sentir confianza y seguridad ante lo desconocido.

– Un Anclaje especial: Un anclaje es un objeto o un gesto, al que, mediante un rito (un momento solo vuestro, un cuento, una explicación), le damos un significado especial. Puede ser algo tan simple como llevar una pulsera de mamá durante unos días, o cantar una canción de camino al colegio juntos. Otras ideas:

Algo tan sencillo pero precioso como el cuento de Audrey Penn “Un beso en mi mano”.

O si lo vuestro son las canciones, esta canción de Cantando a mamá es una verdadera maravilla, que en casa estamos usando está segunda semana de colegio.

–  A la salida del colegio, No avasallar a preguntas. Los nervios nos comen, estamos deseando saber como le ha ido a nuestro cachorro, pero él/ ella probablemente estará cansado, y digiriendo aún todas las emociones y experiencias vívidas.

Retener las ganas y dejarles su tiempo y espacio.  Algunos niños saldrán con muchas ganas de contarnos, y otros no.  Algunos días querrán hablar, y otros no. Algunos nos darán un gran abrazo, y otros saldrán como si nada.

Un suave “¿Cómo te sientes ahora?”, “¿A qué juego has jugado hoy?”  al recogerle puede ser suficiente para conocer su estado de ánimo y saber si es el momento o no para hablar.

El típico “¿Qué tal el cole?” con voz chillona y ansiosa (confieso que yo soy la primera que lo ha dicho), puede darnos reacciones que no son las que realmente queremos. La ansiedad en nuestra voz se transmite, por más que creamos disimularla.

Y nuestros hijos, que ante todo son unos grandes observadores, lo que más quieren en el mundo es agradarnos y hacernos felices. Qué respuesta nos dan entonces: “Bien”, lo que  nos deja nuevamente totalmente desinformados.

Más adelante surgirá el espacio para preguntar. Estas son algunas preguntas sobre acciones concretas que pueden ayudarnos a obtener respuestas:

– “Qué es lo que más te ha gustado hoy”

– “¿Con quién has jugado?”

– ” ¿A qué juego has jugado?”

– “¿Qué te gustó de la comida de hoy?”

– “¿Habéis cantado alguna canción?”

Pero, sobre todo, respetar si el niño no desea hablar.

nin%cc%83ainundacion

Recordar que el inicio de colegio es una carrera de fondo, que no es necesariamente hacia adelante. Los cambios suelen ser fluctuantes, caminando entre ondas que van suavemente hacia adelante y hacia atrás hasta que finalmente alcanzamos la situación  deseada.

El primer día y la primera impresión son importantes, pero que el primer día vaya bien a nuestros ojos, no significa que el resto tengan que ser iguales.

Quizá el tercer o cuarto día, la segunda semana, o incluso al mes, nuestro hijo pueda expresar algo que le ha disturbado, desear quedarse en casa, llorar a la puerta del colegio, etc.

En este momento es importante recordar que el cambio es una onda, que no estáis yendo hacia atrás, solo atravesando el cambio, y utilizar las sugerencias arriba indicadas o las que creéis para vosotros, siempre bajo el principio del triple respeto.

También es importante recordar, que no es sólo el niño el que está cambiando de etapa al empezar en el colegio, sino que es todo el sistema familiar el que está viviendo el cambio, por lo que, tras el período inicial de adaptación, puede que todos necesitéis de un tiempo para asimilar el nuevo orden, las nuevas rutinas y el nuevo sistema creado.

Todos los niños, sin excepción, por el simple hecho de caminar, cada uno a su ritmo y manera, y expresando según sus necesidades y deseos, son unos campeones en la vida.

Y a vuestros peques, ¿Cómo les ha ido sus primeros días de colegio? ¿Qué trucos habéis utilizado para estos días?

6 thoughts on “Sobre – Vivir los primeros días de colegio

  1. eva says:

    Es nuestro segundo año, y el curso anterior, tras vamos intentos de conocer como le había ido preguntándole, y recibiendo como respuesta, no sé o no me acuerdo, cambié de táctica y comencé a contarle yo como había sido mi mañana y como me había sentido. Ésto le encanta y le interesa mucho y a veces continua diciendo: Pues yo… Probad, a nosotros no va muy bien.

  2. Ainara says:

    Nuestra hija mayor empezó el cole el año pasado y fue difícil pero lleno de buenos momentos.
    Al principio hacíamos muchas preguntas y nos preocupabamos por demasiadas cosas. Siguiendo el consejo de una buena amiga esperamos el momento adecuado del día para preguntar. Nosotros escogimos la cena en familia para que cada uno contaba como le había ido el día y esto funcionó de maravilla. En poco tiempo todos los habíamos acostumbrado al cole.

    Este año nuestra hija pequeña ha empezado el cole y por suerte, es todo más relajado porque ya hemos aprendido un poquito del año pasado. Pero cada niño es un mundo.

    Una buena actitud hace que todo fluya mejor.
    Muchas gracias por todos vuestros consejos,los tendremos en cuenta.

    • naturafamilia says:

      Siguiendo tus palabras, la actitud es importante. Como dice el post, los niños son grandes observadores y lo sienten todo. Genial la idea de la cena en familia! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *